Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 21 el Sáb Ago 16, 2014 10:42 am.
Daniel Blake
WEBMASTER

Perfil - MP
Erin Rhapsody of Oblivion
ADMINISTRADOR GRAFICO

Perfil - MP
No Paradise In Darkness

Peligrosa [Flashback]

Ir abajo

Peligrosa [Flashback]

Mensaje por Invitado el Mar Abr 19, 2011 7:28 am

No podía escuchar de que hablaba el detective con mi padre demasiado bien, pero cuando los policías que vigilaban mi puerta bajaron algo la guardia puse la oreja en la puerta.

-Señor Fuwara, lo siento deben salir de su casa. Tenemos importantes razones para pensar que su hija es la asesina de los brazos y tenemos una orden de registro.
-¡No pueden hacerlo! Es inocente, mi hija nunca haría algo así... ¡Le encantan los niños! Es bondadosa, amable, cuida de la gente...
-Señor Fuwara, no puede oponerse, es la ley. Lo haremos estéis fuera o no. ¡Chicos!

Los agentes comenzaron a moverse por la casa y pude oír como abrían los cajones, y los armarios y todo.

-Seguid buscando, debe de haber algún brazo en algún lugar del piso.-dijo el detective. Forcejeaba con alguien. Seguramente con mi padre. Abrí la puerta de mi habitación y salí.
-¡Papá! ¿Qué ocurre?-pregunté inocente.
-Registren el cuarto de la chica, es el último sitio que queda.-ordenó el detective.

-¡No podéis entrar ahí!-exclamé nerviosa. No podía dejar que entraran en mi cuarto. ¡Podían estropear o quitarme mis bonitas flores! ¡No podía permitirlo! Abrieron mi armario y mi mesita de noche. Encontraron mi cuchillo, el que usaba para podar las plantas. Y en el fondo de mi armario, al lado de un pequeño tragaluz, las encontraron. Uno de los agentes vomitó, no podía imaginarme por qué. Allí no había nada asqueroso. Solo ellos.-¡Dejad mis flores!

Todo ocurrió rápidamente. En un abrir y cerrar de ojos tenían mis cosas en bolsas de plástico y yo estaba en un coche patrulla, esposada. ¿Por qué me detenían? ¿Por qué lloraba mi padre? ¿Por qué unas semanas después me llevaban en un avión con un médico a los Estados Unidos? ¿Por qué? Decían que era una asesina despiadada, loca, perturbada. ¿Cómo podían decir eso de mí? ¡Solo estaba haciendo jardinería con la gente cuyos cuerpos eran inútiles! Con la gente que no merecía vivir como humanos, si no como plantas, cuya única parte bella y aprovechable eran los brazos. Ah, ¡esas bonitas flores de manos en mis macetas! Durante unos meses las eché de menos en la habitación blanca, muy muy lejos de mi casa. Pero pronto saldría, estaba segura. No podían tenerme allí, yo estaba bien...

TEMA CERRADO

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.